sábado, 6 de noviembre de 2010

CAPÍTULO VI: EL PLAN SE PONE EN MARCHA

LG

Ni bien Esteban Dolores y su igual, Feliperro, entraron en la taberna, todas las cabezas se voltearon para mirarlos, pues hacía tiempo que no venían forasteros a recalar en este sitio. Al contrario que su ex sirviente, mal entrazado, con cara de bobo y para colmo con un hilillo de baba que le caía por la comisura del labio, Esteban era bien parecido y lucía gallarda figura.
Era un hombretón de espaldas anchas, moreno, de barbilla cuadrada y hoyuelos en las mejillas, que le daba un aire entre de niño y de diablillo. Llevaba el pelo largo y atado en una coleta, mediante un lazo negro de terciopelo. Su aspecto era… por lo menos elegante.

Las gitanas le dieron descanso a sus uñas, que ya tenían gastadas de tanto rasque, y con los ojos clavados en el mozo, ensayaron su mejor sonrisa. No era habitual que un espécimen de tamaña naturaleza pasara por este antro.

Mira Carmela –dijo la Pitones-, si hasta lleva todos los dientes puestos, mi alma, igualito a mi Niño del Corral Candelas. Pocos son los que se ríen y lucen tamaña dentadura, a la mayoría se le escapan los garbanzos del guiso entre los espacios donde debieran tener los dientes. Anda pues, que este hombretón es mío, ni se te ocurra acercarte, prima… -La Carmela frunció el ceño a sabiendas de que si no le hacía caso, la que quedaría sin dientes sería ella, de los golpes que daría la otra, de modo que no le hizo asco de acercarse prestamente a Feliperro, que no importaba la pinta sino llenar el corpiño de monedas.

Ante tanta algarabía, también se volteó la niña María de los Milagros, y en ese instante sus cándidos ojos toparon con los no tan cándidos de Esteban, ya que a este le saltaban chispas de sólo imaginarse a la doncella entre sus brazos.
María de los Milagros quedó tan absorta ante Esteban, que hasta se olvidó de los piojos que no le daban tregua, y dedicándole una caída de ojos de esas que derriten hasta al hielo, bajó la cabeza con el pudor de una dama.
Para qué contar su efecto en Esteban, los calores se le agolparon en la cara y en otras partes, de tal manera que hubo de contenerse para que Merceditas, el ama, que estaba allí cerca no lo sacara a patadas en el trasero. Por eso mismo se apuró a acercarse a la vieja, y ensayando su mejor y más simpática sonrisa le dijo:

Vuestra Merced ha enviado por este servidor, soy Esteban Dolores, el boticario de la comarca, a sus pies señora. El padre de la doncella me ha destinado a quitar los… los… ejem… los visitantes de su hija, con premura. He de comunicarle que mi asistente traerá las lociones para tal menester en el día de mañana, pues hubimos de encargarlas a Oriente, que aquellas pócimas son más potentes que las nuestras. Espero que Vuestra Merced, llegado el caso, contribuya franqueándome el paso a las habitaciones de la niña… no olvidéis que su padre es vuestro amo. –Y dicho esto, hizo una reverencia a Merceditas, para luego tomar la mano de la doncella y estamparle un beso húmedo y provocativo, hecho lo cual se sentó a una mesa junto a Feliperro y clamó a viva voz:

¡¡Tabernero!! Traed el mejor vino de la casa para estos sedientos hombres… y que no falte un plato de guiso, que el camino ha sido largo. –Luego, dirigiéndose a Feliperro en voz baja le dijo-: Mi querido amigo, debéis de conseguir algo lo más parecido a un ungüento o loción que podáis, no importa que no lo sea, mas sí que lo parezca. Para mañana tengo planes…

Mientras esto ocurría, la Pitones ya enfilaba, moviendo las caderas hacia la mesa que ocupaba el visitante y frotándose las manos mientras pensaba en el festín que se daría en un rato. Se movía con un ritmo extraño, parecía un baile africano, pero no... era el picor no la dejaba en paz.


Sí, señor, los planes saltaban a la vista, lo que no se sabía era la marimorena que se armaría a causa de ellos. La hostería volvía a estallar…

20 comentarios:

  1. ¡¡Buttarelliiiiiiii!! Traed una jarra de vino mientras espero a estos truhanes que me han dejado plantada... Ya veréis cuando les ponga en vereda. ¡Se acordarán de mí! ¡Voto a los infiernos que se acordarán! Jajajajajaja

    Y vosotros, venid, entrad tranquilos que no sois los destinatarios de mis imprecaciones, Vive Dios.

    ¡¡Buttarelliiiiiiiii!! Más vino para mis amigos.

    ResponderEliminar
  2. jajajajajajaj,ay Lili,que bueno lo de los garbanzos jajajajj y madre mia que figura acaba de entrar a la hosteria,espero que el niño del corral haga acto de presencia por que creo que entre unas y otras aqui hay candela de la buena jajajajajj....espero contigo saboreando esas jarras de vino,como siempre desde mi mesa del rincón.

    Un beso LILI.....GENIAL¡!

    ResponderEliminar
  3. ADIVINEN DESDE DONDE LES ESCRIBO, NO SE LO IMAGINARÁN NUNCA: ¡¡DESDE CALCUTA!! SIIIIIIIIIIII ESTO ES MARAVILLOSO, PERO ADEMÁS ME DOY EL LUJO DE SEGUIR ENTRANDO A LA HOSTERÍA, JAJAJAJA

    BIEN, LILI, YA ME ESTOY FROTANDO LAS MANOS CON LAS PERIPECIAS DE ESTEBAN Y DE LA DONCELLA. ¡NO SABÉS EL GUSTO QUE ME DA LEERTE DESDE TAN LEJOS!

    BUENÍSIMOOOOOO!!!

    UN BESO INMENSO PARA VOS, PARA MANUEL, SALMORELLI Y MARY :)

    CADA VEZ QUE PUEDA PASARÉ, DOS DÍA Y YA LOS EXTRAÑO :))

    ResponderEliminar
  4. PATSY,PUFF QUE BIEN¡!DESDE TAN LEJOS Y PUEDES ESTAR CON NOSOTROS,¿SABES?,CUANDO ESTES DE VUELTA ME ENCANTARIA QUE ME CONTARAS COSAS DE TU EXPERIENCIA POR ESOS LUGARES,ES UNO DE MIS SUEÑOS PENDIENTES...PONLE UNA VELITA A BUDA POR MI,PORFI¡!...CUIDATE MUCHO,TE ESPERAMOS.

    UN BESO ENORME.

    ResponderEliminar
  5. Parece que la hostería una vez más se pondrá candente, entre tanta doncella y mozo recién llegado vamos a ver cómo se las apaña doña Merceditas para guardar el "tesoro" de la niña :)

    Me quedo a tomar unos vinos de la casa con vos Lili, y por supuesto están invitados todos los amigos del lugar.

    Muy bueno, querida amiga, muy bueno. A seguir que esto recién empieza.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Colega Buttarelli, estoy escondido en una mesa de esta vuestra hostería, presto a salvar el honor de las doncellas que lo necesiten y a aplacar los ardores de las damas que se presten a ello. No me ponga vuesa merced más vino que mis viejas piernas no me tienen en pié. Lo dicho, agazapado espero con ansia la continuación de las venturas de sus ilustres clientes. Estrecho su mano querido colega

    ResponderEliminar
  7. Pues sí que se va a armar la marimorena, vive el cielo... porque vamos, al Esteban no le faltan ganas, y de porte, ni hablamos, y la niña Maria Milagros le ha echao ojito, como las gitanas... otra cosa es doña Merceditas que, me temo se va a oler la tostá, y a ver como amo y criado salvan el tipejo... pero mientras tanto, que corra el vino, la cerveza, los piojos, las miradas de derretir hielo y, frotemonos las manos de gozo por tanta esfervescencia de vida e ingenio en la posada: yo, ya me he acomodado presta en una mesa de las de primera fila pa no perderme puntá.

    Lili, has estao sembrá: genialísima... divinísima, fíjate que en ascuas estamos esperando ya las aventuras que se avecinan, pardiez. Aplausos, aplausos

    Millonazos de besotes regordísimosssss

    ResponderEliminar
  8. ¡Por las tres triadas diabólicas!,... ¿Es que no hay en esta hostería un poco de Bicarbonato para arreglar medianamente una indigestión?,... ¡no me traigáis mas vino, Señor Buttarelli!,... y buscad el remedio a mis males, que ayer la comida fue copiosa, y la noche anterior aún más, y pareciera que anduviéramos esperando dar a luz a quintillizos,... ¡allí, hombre,... allí,... por los estantes de arriba,... daos prisa, traed ya el remedio, o llamad a una partera!

    FELIZ NAVIDAD.

    ResponderEliminar
  9. Espero que el 2011 sea más agetreado en esta hosteria y volvamos a disfrutar de la locura de nuestros amigos ESCRITORES.

    FELIZ AÑO PARA TOD@S.

    Mary :O)

    ResponderEliminar
  10. Mary, comienzo por el principio que estoy tan retrasada que se me mezcla todo :)

    Yo también espero que aparezca el Niño del Corral Candelas, sería genial, pero ya sabemos que para eso, alguno de los truhanes deberá poner manos a la obra, jajjajaja

    Apretad a quien corresponda y sacaréis al Niño de la galera, doña Mary.

    Gracias, reina.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  11. Patsy, ya no tengo que adivinar nada, a estas alturas pudisteis ir y venir a la India y a la China dos veces, jajajaja

    Gracias mil. Siempre presente...

    Besos :)

    ResponderEliminar
  12. Menos mal que os habéis quedado don Charly, y que los vinillos os han alentado a disfrutar de esta historia, que aunque lenta, seguirá adelante.

    Gracias por vuestra compañía inapreciable, caballero.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Don Naranjito, salid inmediatamente de debajo de las mesas, no tenéis necesidad de seguir agazapado hombre, que en esta hostería las damas son ligeras de cascos y los parroquianos pueden apagar sus ardores a discreción. ¿No os interesa una gitana? Aprovechad que La Pitones está disponible, pues cuando vuelva el Niño del Corral Candelas, no habrá monedas de oro que la compren :)

    Muchas gracias, señor de los tintillos...

    Muchos cariños.

    ResponderEliminar
  14. Que sí, doña apm, que se armará la marimorena os lo puedo asegurar, hasta el candor de la niña María de los Milagros peligra en este antro, jajjaja. Sólo os pido que tengáis paciencia, este hato de escribidores está atareadísimo, a Dios y a los Cielos gracias :)

    También a Vuestra Merced se agradece la compañía, claro que sí.

    Besos a tutiplén.

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias Odorica, salutari :)

    Cariños.

    ResponderEliminar
  16. Pe... pero... mi Señor Anónimo jerezano, no seáis impaciente ¿o ya habéis roto fuentes? :)
    Eso os pasa por atracaros con los brebajes del posadero y los guisados de su mujer, nada más pernicioso para la salud si se quiere.
    Esperad que voy a por los remedios que solicitáis, aunque tengo uno casero que cura el mal de la indigestión de mil maravillas, y consiste en "tirar el cuerito" (perdonad, así le llaman en otras tierras ignotas) y consiste en pellizcar el trasero del doliente, y voto al Cielo que da resultado aunque no lo creáis...

    Comencemos con una cucharadita del remedio, si no os surte efecto... bajaos los pantalones :))

    ResponderEliminar
  17. Ay, perdonad, eso del remedio casero me distrajo, algo imperdonable por cierto.

    ¡¡Felicidades Señor Jerezano!!

    ResponderEliminar
  18. Doña Mary, haré todo lo posible por complaceros, a vos y al resto de los parroquianos, pero deberemos acogotar a nuestros queridos truhanes para tener el sitio al día, jajajaja

    ¡¡FELIZ AÑO SEÑORA NUESTRA!!

    ResponderEliminar
  19. Y a todos, gracias por vuestra infinita paciencia. De todo corazón.

    Mil besos.

    ResponderEliminar

Bienvenidos a "La hostería de Cristófano Buttarelli". Es un honor recibirlos con un vaso de tintillo y todo nuestro afecto. ¡Gracias por vuestra visita!